Enlace a bio

Enlace a obras

lunes, 24 de enero de 2011

Entrevista de Gemma Nieto


Formas de escribir, proyectos literarios, motivaciones, anécdotas... Completita la entrevista que me hizo la escritora Gemma Nieto.

Aquí, la entrevista completa.

sábado, 22 de enero de 2011

Venganza de sangre en "Cervezas y libros X"

El pasado 18 de enero hubo viaje relámpago a Madrid. En esta ocasión se trataba de la décima edición del evento organizado por Hislibris, Cervezas y libros. Tres autores se reunen frente a varios entusiastas seguidores de la Novela Histórica y se establece una charla aderezada por las divertidas e inteligentes intervenciones de los hislibreños y otros asistentes.


El tema de la décima, la novela histórica medieval, y a un servidor le tocó el placer de compartir mesa con Antonio Cavanillas (Harald el vikingo) y Guillermo Galván (Sombras de mariposa). Fue una tarde muy entretenida y con tema estrella espontáneo: el erotismo en la novela histórica.





miércoles, 19 de enero de 2011

Venganza de Sangre, nominada a tres premios Hislibris


II premios de Literatura histórica de Hislibris.

Como cada año, la página literaria HISLIBRIS repartirá los premios a las novelas y ensayos históricos de 2010. Es un sistema con clasificación previa por voto popular. No negaré que no hay muchas opciones (salvo en la categoría de portadas), puesto que la competencia es muy dura y además tenemos la desventaja de que Venganza de Sangre es una novela que acaba de llegar a las librerías y son muy pocos, por tanto, quienes ya la han leido. De todas formas la sola nominación es ya un lujo. ¡Gracias!

Venganza (y yo) estamos nominados en tres apartados:

CATEGORÍA A.- MEJOR NOVELA HISTÓRICA 2010

CATEGORÍA C.- MEJOR AUTOR ESPAÑOL 2010

CATEGORÍA E.- MEJOR PORTADA HISTÓRICA 2010

¡Suerte a todos!

Para ver todas las nominaciones, déjate llevar suavemente por este enlace.

Venganza de sangre en Anika entre Libros


La escritora Gemma Nieto, que colabora con la página literaria ANIKA ENTRE LIBROS, ha hecho una reseña de Venganza de Sangre.

"Discurría el año de 1283 en la isla de Sicilia cuando la vida del pequeño Durán d´Avesnes dará un vuelco terrible y tendrá que hacerse un hombre y un nombre sin el apoyo de sus padres. Con el correr de los años, Durán cambiará su nombre por el de su familia adoptiva y será conocido como Blasco de Exea; ingresará en la orden de los templarios para luchar por la cristiandad y huirá de un destino que le persigue implacablemente. Un destino que le empuja a vengar a su verdadera sangre y que le impide encontrar el descanso. Desde sus primeros años de vida hasta que ya es un hombre maduro, el protagonista vive una vida azarosa enmarcada en una época histórica repleta de cambios. Desfilan por la novela los días finales de la orden templaria, las complejas maniobras del rey Jaime II de Aragón para dominar todo el Mediterráneo, las estratagemas de la corona francesa y su control sobre la Santa Sede,… todo un universo que rodea una historia de crecimiento personal, de amor hacia los padres y hacia una mujer, pero, sobre todo, de la búsqueda de la propia felicidad..."

Leer el resto de la reseña

Letras en el Sáhara


Interesante iniciativa que todos deberíamos difundir y con la que se puede colaborar de forma muy fácil. Una vez más Javi Sanz y su HISTORIAS DE LA HISTORIA.


._.

Pero... ¿qué es Venganza de sangre?

Obra del ilustrador Óscar Sanmartín. Un buen trabajo.

VENGANZA DE SANGRE es mi tercera obra. Con ella repito en el género de la novela histórica, y repito también en el Medievo. La novela ha salido a la luz de la mano de Tropo Editores en diciembre de 2010. Estoy muy contento con ella. Ha sido muy bien recibida. La edición es genial. La portada de Óscar Sanmartín es una muestra de su maestría y del sello de imagen de Tropo. Toda una autoridad de la novela histórica española, José Luis Corral, la ha bendecido tras leerla y además la ha prologado. Es una obra premiada. Es el resultado de un trabajo de meses y meses. La cosa va bien, pero, ¿de qué va esta novela en realidad?

Es una novela de venganza, desde luego. La venganza es un sentimiento humano. Tanto como puedan serlo el amor, el odio, la alegría o la ira.

La historia comienza en 1283. Tras las Vísperas Sicilianas, el rey Pedro III de Aragón corre a hacerse con la isla de Malta. Allí, un joven matrimonio angevino y su hijo aguardan a la escuadra de Roger de Lauria en el Castillo del Mar, la formidable fortaleza que defiende la isla. Entre las fuerzas terrestres de asedio, un caballero aragonés, Artal de Exea, dirige la primera línea de asalto. Entre ellas hay un oscuro y mezquino almogávar, Ferrer Zintero, que desencadenará la tragedia. Don Artal regresará a su hogar, en la aragonesa villa de Ejea, con un pequeño muchacho angevino y dos promesas: hacer de ese crío un caballero y educarle en la venganza.

El tiempo pasa. Ha entrado el nuevo siglo y un rey de larga visión política, Jaime II, dirige ahora la Corona de Aragón. Jaime II se siente acomplejado. Sobre él pesan las sombras de sus gloriosos antepasados. Alfonso el Batallador, Jaime el Conquistador, Pedro el Grande... Pero a él... ¿Cómo lo recordará la historia a él?

La novela seguirá los pasos del rey, los manejos de la corte y su objetivo de conquistar las islas de Cerdeña y Córcega. Paralelamente, el pequeño crío angevino —ya un hombre— se enfrentará a su destino y padecerá los desgnios de los poderosos. Recorrerá el mundo de su época, desde las montañas de Aragón a las calles de la Valencia medieval, y desde las tabernas marsellesas a los prados de la brumosa Escocia. En la niebla que domina sus pesadillas, aquel infame almogávar se dibujará como un fin al que llegar, sean cuales sean los medios.

«Escrita con buen pulso literario y con destreza narrativa, se sostiene en una abundante documentacón historiográfica; y, como toda buena novela histórica, sumerge al lector en un pasado reconocible y verídico: Un libro para aprender y disfrutar.» (José Luis Corral)

«
Venganza de sangre está escrita con mucho oficio. Es una magnífica novela de aventuras entrelazadas en la línea de Arturo Pérez-Reverte.» (Francho Nagore)

«
Venganza de Sangre es una novela que ha nacido para quedarse.» (Santiago Posteguillo)


La presentación en Valencia según Josep Asensi


El wanax Josep Asensi vio así la presentación de Venganza de Sangre en el Bibliocafé (Valencia).

Venganza de sangre en el Heraldo de Aragón


Venganza de Sangre en Valencia (Bibliocafé)

Invitación al acto creada por Jordi Mateu

19 de diciembre, domingo, y la venganza llegó a Valencia.


Asistentes a la presentación. Fernando, Txema, Gabriel, Miguel, Germán, Nuria, Eva, Fany...
... y Miguel ángel, Luis, José, Sally, Carmen...

No resultó fácil encontrar un rincón en la agenda del Bibliocafé. El local es ya un referente literario en Valencia, y las presentaciones, charlas y talleres se suceden casi a diario, sin apenas descanso. Entiendo perfectamente que, por mucho que a uno le guste el tema, no se puede acudir a todo. Y si la presentación es en domingo, apaga y vámonos.

El maestro Postegullo en plena faena.
Lo mismo en el senado republicano, en el campo de Zama o en el Bibliocafé, él domina la escena

Y sin embargo allí estaban. Llenando el Bibliocafé. Sin sitio para sentarse. Acudieron a la cita, como esperaba. Mi familia, compañeros de trabajo, amigos y otros muchos desconocidos. Aquí y allá caras sonrientes. El germen de una nueva generación de escritores valencianos, brotados de la pócima mágica: une varios dientes de dragón, el L’Iber, una ristra de bonitas historias que contar, un par de buenos maestros de literatura creativa, y añade ahora el Bibliocafé.

Los espíritus del rey de Aragón y de su consejero poseyeron los cuerpos de Bernardo y Jordi durante la presentación. El exorcismo de los aplausos devolvió a los cuaderneros al siglo XXI.

Empezó la sesión José Luis, el inventor del lugar, con una cita del recién premiado Vargas Llosa, para a continuación recordar cómo nos conocimos, y cómo de uno de esos talleres mágicos brotó, bendecido por Santiago Posteguillo, el Cuaderno Rojo.

Otra perspectiva de los asistentes. Ahí están Yaiza, Ana, Alejandro, Santi, Josep, Belén, Raúl, Uchi, Marisa, Loreto, Pili...

Siguió mi presentador, el propio Santiago, a quien había sometido a la acuciante prueba de leer Venganza de Sangre en tiempo record —retrasando, por cierto, su trabajo en la creación de la cuarta novela tras la trilogía de Escipión, perdónenme sus miríadas de fieles lectores—. Santiago estuvo como siempre: impecable. Insisto en que es inevitable aprender cuando se le escucha, hable de lo que hable. Comenzó aludiendo al fuerte aval de mi prologuista, José Luis Corral, y continuó haciendo referencias a otros autores —que no repetiré, aunque me enorgullecieron a más no poder— y a sus novelas de aventuras y de venganza, al Bildungsroman y a las reminiscencias homéricas, momento en que derivó hacia los duelos singulares y el sentido del honor.

Más público: Miriam, Enrique, Fiona, Bernardo, Enrique, Marina, José, Beverly... Y más aún: Ángel, Edu, Alfredo, Bego, Casas, Evita, Mariajo, Vicente...

A esas alturas yo no podía evitar echar la vista atrás, a otros momentos relacionados con mi afición a la novela. No podía evitar comparar aquel ambiente de camaradería, buenos deseos, rostros orgullosos, muestras de amistad… con otros momentos pasados. En lugares en los que, en buena lógica, debería haber encontrado eso mismo pero no lo hallé. Ahora. Ahora es cuando me sentía en casa. Por eso empecé mi turno muy emocionado, y en la lista de agradecimientos tuve que cortar para no montar la escenita, je, je…

Firmando a todo trapo.

Lo mío fue puro trámite, pues lo importante ya estaba dicho. Me limité a delinear la trama y las subtramas, hasta que en uno de esos hilos argumentales se me ocurrió preguntarle al rey si no era verdad que la sombra de sus antepasados pesaba sobre él…, y el rey, Jaime II de Aragón, se levantó de entre el público y respondió. Y su principal consejero, don Gonzalo García, se alzó desde otro lugar, y mostró al monarca el camino que debía seguir para que su nombre figurara en la historia con letras doradas. Fue un momento especial que gustó mucho a los asistentes y que a mí me encantó.

Marisa, Ian, Sonín, Juan, José, Enrique...

Al final, las firmas. Muchas, la verdad. Más que nunca. Y con gusto y agradecimiento. Y de repente unas manos que tapan mis ojos. Sorpresita, se oye. Y ahí está: la tarta. Tarta hubo para todo el que quiso quedarse tras las firmas —fue bastante gente—, y de hecho sobró. Una pena cortar la obra de arte repostera, pero es que además estaba bien buena.

Toni, Elenita, Juan, Raúl...

Después, como viene siendo ya costumbre, el parloteo y la cena cuadernera de rigor. Y acabamos a horas no decentes para un domingo —que el lunes se curra—, charlando Alejandro Mohorte y yo sobre retos entre reyes y emperadores que luchan en el circo.

El cuaderno rojo y sus padrinos: Enrique T., Elena, Marina, José Luis, Enrique H., Jordi, Santi, Antonio, Bernardo, Raúl, Joana, Santiago y yo. Apenas hecha la foto, nos lanzamos sobre la tarta desesperados.

Magnífica jornada, en fin. Buen impulso para las velas de la armada aragonesa que ahora ya cruza el Mediterráneo bajo el estandarte de Roger de Lauria, o para la caza de ese miserable almogávar que las pagará todas juntas, o para conseguir la empresa que nos hará recordar por siempre a Jaime II.

Pedazo de tartaaa...

Entrevista en el Somontano

Enlace a la entrevista en la Revista Ronda Somontano

Sebastián Roa: “No pretendo enseñar historia, sino contar historias emocionantes”


Sebastián Roa, ganador del II Premio de Novela Histórica ‘Comarca del Cinca Medio’, presenta su novela a las 19.20 h. en el marco de la Feria del Libro Aragonés, en la nave de la Azucarera de Monzón. Editada por Tropo Editores, se da a conocer la novela del premio convocado por el Centro de Estudios de Monzón y Cinca Medio y la Comarca con las condiciones de que estuviera ambientada en este territorio y versara sobre el fin de la orden del Temple. Roa nació en Teruel en 1968. Ha cursado estudios de Derecho y Ciencias Policiales por la UNED y la Universidad de Salamanca. Dedicado a la seguridad pública, abandonó pronto su Teruel natal para desarrollar su trabajo por toda España. En la actualidad reside en Valencia. En 2007 publicó su primera obra, “Casus belli”, un thriller de ficción política y bélica y en 2008 salió a la luz su segundo trabajo, “El caballero del Alba”, novela histórica basada en la leyenda de los amantes de Teruel.
¿Por qué escogió precisamente el siglo XIII de la Corona de Aragón para ambientar su novela?
El final del siglo XIII y principio del XIV marcan la eclosión de la Corona de Aragón desde su ámbito inmediato de influencia. Es la época en la que Aragón se convierte en una máquina diplomática y militar que extiende su influencia por todo el Mediterráneo. Nunca antes ni después de esta aventura expansionista tuvimos los aragoneses tanta importancia en la historia.
¿Es una época poco conocida de la historia de Europa?
La Edad Media lo es en general, y la de Aragón en particular. Los derroteros que tomaron los reinos medievales españoles han llevado a centrar la atención sobre Castilla, obviando la apasionante aventura que la Corona de Aragón llevó a cabo. Es una época en la que se forjan identidades y se crean los gérmenes de los estados. Somos lo que somos gracias a griegos, romanos, godos, musulmanes…, y también a esos aragoneses medievales que asombraron al mundo de su época.
¿Se documenta mucho en su trabajo o prima más la inventiva fabuladora?
Me gusta fijar un cimiento documental riguroso, y sobre él edificar la novela ayudándome de la imaginación. No me gusta contradecir a la historia, y eso requiere un arduo trabajo de documentación y un esfuerzo extra a la hora de diseñar la trama para que todas las piezas encajen. Sin embargo, la novela histórica es ante todo novela, y creo que la tensión dramática debe llevar el mando de la narración. No pretendo enseñar historia, sino contar historias emocionantes, por eso no dudo en usar mi imaginación tanto para rellenar lagunas como para crear núcleos de acción atractivos.
¿Qué hay de mito y qué de verdad en las leyendas de los templarios?
Me temo que mucho de mito y poco de verdad. Los templarios fueron hombres normales que dedicaron sus esfuerzos a la fe y a la guerra, y que vivieron en una época en la que la superstición dominaba la imaginación de la gente. Se convirtieron en herramientas muy valiosas para los reyes cristianos y ganaron así prebendas y riqueza. La orden alcanzó poder, y para colmo fue objeto de una persecución innoble y dramática. Son los ingredientes necesarios para sembrar todo ese esoterismo que rodea al Temple y que no creo que case para nada con su espíritu real. No me gusta todo ese ocultismo artificial y traído de los pelos con el que se ha manchado a los templarios, a los cátaros, a los masones, a las reliquias…
¿La Corona de Aragón fue una potencia imperial como después lo fueron España, Inglaterra o Estados Unidos?
No, desde luego. Aunque creo que hay ciertos detalles que nos dan más mérito a los aragoneses. España basó su imperio en el poderío militar, Inglaterra lo hizo en el dominio de los mares y Estados Unidos en su potencia económica. Es más fácil cuando nadie puede plantarte cara: cada uno de esos tres imperios se alzó cuando su posición era predominante en la época respectiva. La Corona de Aragón, sin embargo, luchó en su momento contra estados y poderes que la superaban. Francia, Castilla, el Papado o las repúblicas italianas competían en condiciones de superioridad, obstaculizaban nuestra empresas y se aprovechaban de nuestra debilidad económica. Veo a los aragoneses del siglo XIV más bien como a los macedonios de Alejandro Magno. Dirigida por hábiles líderes, como Roger de Lauria y Roger de Flor, la Corona se enfrentó siempre a enemigos correosos usando de genialidad estratégica, pericia naval y muchos redaños. Creamos un imperio, sí, que al igual que el de Alejandro se alargaba sobre los mapas. Pero como el del macedonio, el nuestro no era capaz de sustentarse por mucho tiempo. Eso sí, ahí queda el legado.
Además de los acontecimientos políticos e históricos, en Venganza de sangre hay una trama de aventuras. ¿Qué escritores o qué tradiciones literarias le han influido más a la hora de construirla?
Soy lector de novela histórica y cada buen escritor, desde Corral a Manfredi, ha debido dejar una pequeña impronta en mí. Me reconozco admirador rendido de Pérez-Reverte. Me encanta el estilo histórico-aventurero de sus novelas. Steven Pressfield es también uno de mis referentes, y últimamente, como otros, he descubierto a Santiago Posteguillo. Y, eso sí, nunca dejo de lado la tradición trágica y épica de la antigüedad clásica. Venganza de Sangre tiene mucho de tragedia griega espolvoreada de epopeya homérica.

Venganza de sangre en el Diario del Alto Aragón



Venganza de sangre en Monzón


Como dijeron Óscar Sipán (editor de TROPO) y Francho Nagore (Académico de la Lengua Aragonesa), «has de estar orgulloso de la hija que has tenido».

Esa hija era en esta ocasión Venganza de Sangre, la novela que vio la luz al público durante la Feria del Libro Aragonés de este año. Concretamente el día cinco de diciembre, en la localidad de Monzón. Era la segunda vez que viajábamos a la ciudad cinqueña a cuenta de Venganza. La primera había sido para recoger el premio concedido por el jurado del certamen de novela histórica Comarca del Cinca Medio 2009.

La verdad es que, cuando hay buena voluntad, todo suele salir bien. Buena voluntad es la que tenían todos los que, de un modo u otro, conspiraron para que pasáramos un par de jornadas de lo más agradable en Monzón. Desde Eduardo Pueyo, el consejero de Cultura de la Comarca, hasta el técnico de patrimonio, Jaime Peralta, que no se separó de nosotros. Francho Nagore, atento como siempre y derrochando elogios a la novela. Óscar y María José, los defensores del castillo en que se había convertido el stand de Tropo. La presencia del escritor Lorenzo Mediano, con el que en cuanto podía me enzarzaba en alguna conversación sobre lo que fuera: Filipinas en el ‘98, arquería medieval o documentación para novelas negras. La bandera turolense plantada por Nalvay y la espiniana Melodía en Alabama (Teruel, a pesar de todo, también existe en las ferias literarias).


La presentación tuvo lugar a las 19:30 horas, resbalando un poco de la programación prevista. Con un éxito de público inesperado, Pueyo comenzó su turno mirando, sorprendido, por encima de las cabezas de los asistentes. Un olifante atronaba la feria y un grupo de sujetos cubiertos de hierro se abría paso entre la gente. Armado de ferruza, Darío Español (que pronto presentará su obra Non Nobis, Domine: los ángeles caídos) explicó antes de nada que algo tenían ellos que decir allí, y acto seguido hubo resonar de hierros, espadazos, tajos de hacha y encomiendas al Altísimo. Y es que, con permiso de José Antonio Adell (primer y último templario de Monzón), lo que allí se conmemoraba, entre otras cosas, era el 700º aniversario de la caída de la orden del Temple.

Expliqué tras los sucesivos y merecidos agradecimientos de qué va la novela. Hablé de un caballero de Ejea, y de flotas aragonesas, de viajes por mar y tierra, de Valencia, de Barcelona, de Zaragoza. De ancestrales derechos de venganza que se convierten en pesadas cargas, de obispos, infantes, almogávares, templarios y reyes. De lo emocionante que es la historia de nuestros antepasados y de que puede ser una excusa para entretenerse con una novela de aventuras salpimentada de romanticismo, intriga, política palaciega, erotismo y reflexión. Y no puedo dejar de agradecer a todos los que estaban presentes que Venganza de Sangre haya sido, al final, toda una labor de equipo. Un equipo del que también forman parte el escritor e historiador José Luis Corral, autor del prólogo, Óscar Sanmartín, el genial ilustrador que ha diseñado la portada, o el buen José Ángel Sánchez, de la Universidad de Zaragoza, al que espero conocer personalmente por fin un día de estos.

Luego llegaron las firmas y el orgullo de ver a la gente acercándose al stand para sopesar la novela (que no es fina precisamente) y llevársela con la ilusión de pasar un buen rato de lectura.


De modo que se trató de un bonito bautismo para esa tercera hija literaria. Todo un placer viajar a Monzón. Porque es fácil dejarse querer por aquella gente tan amable, que nos recibió como si en lugar de turolenses fuéramos montisonenses. Y aunque todo esto no deja de traerme recuerdos amargos, por aquello de los profetas y las tierras, no puedo terminar sin decir que ese pedazo de castillo enriscado estará ya siempre unido a nuestro ánimo, aparte de venganzas de sangre, premios literarios y tostadas con longaniza de Graus.

En fin, ya está la novela llegando a las estanterías. Han sido unos dos años y medio de documentación, escritura, reescritura, cambios de estructura, modificaciones de trama, adiciones de subtramas, corrección tras corrección... En Casus Belli me dejé llevar por las ganas de experimentar. Con El caballero del Alba me pudo el amor por una leyenda de mi tierra, y Venganza de Sangre guarda en su trama toda una experiencia personal. Escribir no es sólo un ejercicio divertido y aleccionador: muchas veces es válvula de escape para tormentas que descargan en el alma de uno. Es posible (y hasta probable) que aquellos que me conozcan se sonrían al leer algunos de los episodios por los que discurre la novela. Normal. Cada experiencia te hace evolucionar y ayuda a definirte, y al fin y al cabo, igual que los hijos se asemejan a sus padres, los libros acaban conteniendo mucho más de lo que parece de sus autores.

Y mientras la novela se venga de sus fantasmas, vayamos a lo que importa ahora: la próxima es aquí, en Valencia. El genial Santiago Posteguillo hará de maestro de ceremonias de la siguiente presentación de Venganza de Sangre. El lugar, el ya imprescindible Bibliocafé. El momento: las siete de la tarde del próximo domingo, 19 de diciembre (el 19 a las 19). Os espero.


Venganza de Sangre, premio de novela histórica Comarca del Cinca Medio

En junio de 2010 emuladmos a nuestro rey conquistador, aunque haciendo su trayecto vital a la inversa. De Valencia viajamos a Monzón, donde la Comarca del Cinca Medio y el Centro de Estudios Históricos de Monzón nos tenían preparada una grata sorpresa: a los pies de su castillo, en la Casa de Cultura montisonense, se hizo entrega del Premio de Novela Histórica Comarca del Cinca Medio, en su segunda edición (2009). La obra ganadora, Venganza de Sangre, es la novela que escribí desde principios de 2007 hasta entrado 2009, un "pequeño tochito" cuya acción se inicia justo tras las Vísperas Sicilianas pero que encuentra su núcleo en los sucesos que tuvieron lugar en el primer cuarto del siglo XIV.
Las bases de este concurso son bastantes restrictivas. Si no me equivoco, es el concurso de Novela Histórica que más cierra el tema en España. En esta su segunda edición era obligatorio que se contemplara la caída de la orden del Temple, dado que en 2009 se cumplía el 700º aniversario de la rendición de Monzón, último reducto templario, ante las fuerzas de Jaime II de Aragón. También se precisaba, naturalmente, que al menos parte de la trama transcurriera en los territorios de la actual Comarca del Cinca Medio. Fue una verdadera suerte que mi Venganza de Sangre, que teníamos curándose como un jamón, cumpliera con los requisitos. Así que allá fue. Para Monzón.

A la izquierda, la iglesia del castillo. El lugar en que se ordenaba a los frailes guerreros es ahora escenario de un audiovisual que dramatiza los últimos momentos de la encomienda más obstinada del Temple. A la derecha, vista general del castillo (arteHistoria). Debajo, torre de Jaime I. La sorprendida visitante se preguntaba cómo un rey pudo criarse en semejantes estrecheces.
Premios aparte, Monzón ofrece al amante de la Edad Media una de las joyas de nuestra Historia: el castillo templario, visita obligada. Aparte de erigirse como último bastión de la orden durante el lamentable proceso que acabó con los templarios, la fortaleza montisonense muestra los lugares en los que recibió su educación el más famoso rey aragonés, Jaime I. Y, algo que desconocía, guarda entre sus murallas otra historia, la de los franceses que resistieron los cañonazos y las minas españolas durante la reconquista del castillo en la Guerra de la Independencia.

Debajo de estas líneas, a la izquierda, edificios del refectorio y torre del homenaje. A la derecha, interior del refectorio

En cuanto al concurso literario, el Jurado de este año estaba presidido por Francho Nagore y compuesto por Begoña Sarroca, José Ángel Sánchez, José Antonio Adell, Joaquín Sanz y José Galindo. Los presidentes de ambos organismos (Comarca y Cehimo), en compañía del concejal de Cultura de la Comarca, Eduardo Pueyo, y el mismo Nagore, fueron los componentes de la mesa en que se dio oficialidad al acto. Se subrayó la importancia del premio para dar a conocer la comarca, así como su historia, y para contribuir a eso tan denostado en todo momento: la Cultura. La entrega de premios estuvo amenizada musical y poéticamente, y un pequeño destacamento templario interrumpió el acto para dar testimonio de presencia de los antiguos freires; entre ellos, Darío Español, accésit con su obra Non Nobis, Domine. Los ángeles caídos. Lo de Darío es de 100% de eficacia: novela que escribe, premio que se lleva. Van dos; y lo que te rondaré, morena.


En fin, muy buen ambiente en Monzón, tanto durante el acto formal como después, disfrutando de la charla y de la cerveza fría. Especialmente orgulloso quedo, cómo no, con las impresiones de Nagore sobre Venganza de Sangre, apreciando el nivel de documentación histórica y el «oficio» con el que está escrita, así como las reminiscencias de la novela decimonónica y de la actual de aventuras. También fue muy agradable charlar con los jurados y escuchar de tú a tú las impresiones que tuvieron leyendo la obra.

Junto a estas líneas, Francho Nagore hace entrega del diploma ganador bajo la vigilante mirada de varios templarios

Un recuerdo muy especial para Casa Gloria, el hostal donde nos alojamos. Prácticamente parecía que seguíamos en casa, porque no se puede sentir uno más acogido. Eso por no hablar de la belleza del edificio y de esos pedazo desayunos montisonenses. Encarecidamente recomendable.

Faltaba camino, no mucho (medio año, más o menos) hasta que la editorial zaragozana TROPO sacara a la luz la novela. En aquel junio del 2010 basta con saber que, pese a todo, la premiada es una novela que trasciende el tema de los templarios. Venganza de Sangre se sumerge en la dominación mediterránea de la Corona de Aragón, en los entresijos de la cancillería real de Jaime II, en el entorno europeo occidental de principios del siglo XIV y, sobre todo, en la condición humana.



A la derecha, templario de cartón en el interior del refectorio en el castillo de Monzón. Se ha escrito mucho sobre estos frailes guerreros en los últimos tiempos, pero de tal modo que lo más común es asociarlos automáticamente con el esoterismo banal, los enigmas, las conspiraciones para derribar a la Iglesia, María Magdalena y todo el resto del pastel. Tanto los templarios como las reliquias y la superstición son asuntos muy medievales, pero también pueden ser tratados con objetividad.

Enlaces de la noticia en Ronda Somontano (revista digital del Somontano de Barbastro), en el Diario del Alto Aragón, en Radio Huesca y en la web oficial de la Comarca del Cinca Medio.

Fidelis de Honor 2010


Este fin de semana he vuelto a Teruel. Allí, ajeno a todo cuanto me rodeaba, me he dejado honrar por un grupo de buenas personas. Me han querido tener en cuenta algunas cosas: letras que he escrito, valores que he mostrado, trincheras que he cavado…

En realidad creo que me han honrado porque deben pensar que en algo, aunque sea poco, me parezco a ellos.

Pues si nos parecemos en algo, ese es el mayor honor.

Propter Regem...

Ad usque Fidelis!!

-::-

Mesa redonda en la UJI (Castellón): la novela histórica


Mesa redonda el jueves, seis de mayo. Tema: la Novela Histórica. Tuvimos la oportunidad de pasar un rato muy agradable y ameno en el Aula Magna de la Universitat Jaume I de Castellón, departamento de Filología y Culturas Europeas.


Salvando el detalle gracioso del apellido (Roa, Roas, Rodes…) tengo que decir que, como siempre, fue un placer compartir mesa con Santiago Posteguillo, de quien siempre se aprende muchísimo; además tuve la oportunidad de conocer al escritor y comunicador Nacho Ares, aparte de disfrutar de una discusión a la que se apuntó de muy buen grado el público.

Hay que dar las gracias sobre todo a Marina López, profesora de la UJI que organizó la mesa, así como al director del departamento, Jesús Bermúdez, un hombre realmente simpático y afable, y al catedrático y vicerrector Manuel Chust, que nos moderó e intervino activamente en la polémica. Si es que lo mío es meter mal…


El enlace al vídeo en la web de la UJI: http://www.svideo.uji.es/peli.php?codi=517&lg=
:.:-_-:.:

Entrevista en Cadena Ser: los Amantes de Teruel


Otra vez en la radio:
LOS AMANTES DE TERUEL EN LA CADENA SER

23 de mayo de 2010. Entrevista para el programa Ser Historia, de la Cadena Ser. Nacho Ares ofrece cada fin de semana un un programa de radio en el que se desarrollan temas, noticias, entrevistas, reportajes…, con un trasfondo histórico y arqueológico. Para huir de los tópicos que nos hablan de una Historia árida y densa, Nacho consigue que el programa sea ágil y dinámico, haciendo especial hincapié en curiosidades, anécdotas, misterios y enigmas de la Historia

(http://www.nachoares.com/html/otros-trabajos/ser/serhistoria.htm)


Podcast de Ser Historia

=-_-=

Reseña de El caballero del Alba en Hislibris

Enlace a la crítica



EL CABALLERO DEL ALBA (CRÓNICA DE CINCO AÑOS) – Sebastián Roa
Publicado por Josep

O cómo echarle siete llaves al sepulcro de Hartzenbusch.

Iré al grano. ¿Es buena? Sí, y mucho.

Hace algún tiempo compré un libro que, como tantos otros, quedó en la pila de «pendientes». Cuando eso sucede, no suelo hacer reseña alguna, porque odio que me recomienden un libro que no voy a poder comprar. Y como últimamente leo demasiados libros atrasados, no hago ninguna reseña, lo que ha llevado a duras reprimendas de los hislibreños más laboriosos que han llegado a amenazarme con la expulsión fulminante e irreversible por mi pereza. Sin embargo, he podido comprobar que este libro sigue a la venta (¡y a 10 euros!), por lo que aprovecharé para lavar mi honor.

Repito: cómo echarle siete llaves al sepulcro de Hartzenbusch (sí, ya sé que abuso de la frase de Joaquín Costa). ¿Por qué menciono al decimonónico Juan Eugenio?, porque de eso va esta novela: de los Amantes de Teruel. Aunque, a diferencia del romántico dramaturgo, que apenas dedicaba unas frases a las aventuras de Diego Martínez de Marcilla y se recreaba en el escabroso morbo del momento del encuentro final, ésta es una novela histórica y se centra precisamente en la narración de los hechos acaecidos durante los cinco años del plazo dado por el señor de Segura, cosa ya anunciada en el acertado subtítulo.

La historia comienza con el famoso amante contando en retrospectiva sus penas en una lóbrega mazmorra. La elección del narrador es impecable. Estoy harto de primeras personas artificiosas, que se empeñan en narrar aquello de lo que el protagonista no es testigo con inverosímiles circunloquios, de recuerdos que se centran en banalidades imposibles de recordar, de anacronismos morales para que el personaje sea psicológicamente más profundo, de largas parrafadas aleccionadoras. Diego de Marcilla cuenta sus memorias en una primera persona correcta, sin trampas. Su visión de las Navas de Tolosa es la que le corresponde, nube de polvo incluida, sin «vistas de pájaro», sin farragosas descripciones de dónde estaba cada unidad más allá de las noticias que llegan a su posición, sin un intento de demostrar que se ha estudiado el diorama, sin un inverosímil secundario enteradillo que se lo cuenta todo como si eso fuera lo que la gente normal hace durante una batalla. Esa tónica prosigue durante toda la novela, aunque la importancia que va cobrando Diego con el tiempo le hace ser testigo de las situaciones de forma cada vez más detallada; de todos modos, sigue sin contar lo que no puede conocer y sin ver lo que no está a su alcance. Me encanta esa descripción de Sagunto sin decir que lo es… porque Diego no puede saberlo. Al terminar, no obstante, cambia de narrador en un recurso ya usado por otros autores (como por ejemplo Mika Waltari en El sitio de Constantinopla) para narrar un epílogo que nos conecte con la parte más conocida de la historia, evitando finales abiertos .

El lenguaje utilizado tiene el grado justo de arcaización. Da la impresión de que alguien antiguo está hablando con nosotros, pero no se excede. Todos hemos leído imitaciones de lenguaje de época que hacen la lectura sea tediosa, incluso imposible, y no es fácil hallar el término medio. El texto de Roa, por el contrario, se lee con facilidad y, a la vez, nos ambienta.

La calidad literaria del texto también es buena. Tiene el grado justo de belleza para que podamos alabarla, pero no tanta como para hacerse farragosa. El dominio del castellano y de su riqueza también es de destacar.
El ritmo es el que corresponde. Quien busque novelas de acción que «enganchan» desde la primera a la última página en una sesión maratoniana tal vez se sienta defraudado, pero tiene sus momentos álgidos bien dosificados y el interés se mantiene durante todo el texto. El recorrido de Diego en busca de la riqueza que lo haga merecedor de Isabel nos lleva a vivir aventuras en las que la rueda de la Fortuna eleva y hace caer al protagonista, y nos proporciona una lectura agradablemente amena.

El sentido épico está bien. Huye, como he dicho, de la perfecta descripción de las batallas, pero el personaje nos cuenta lo suficiente como para que las comprendamos y, sobre todo, para que nos sintamos en su piel. Las Navas o Muret pueden consultarse en cualquier enciclopedia (en las serias, al menos), y no es tan importante narrarlo todo como no meter la pata. Roa ni lo cuenta todo ni mete la pata: no nos abruma intentando demostrar todo lo que sabe, pero lo demuestra con lo que calla. Los prolegómenos de Muret, especialmente, pueden cabrear a algún fanático de la nobleza de Pedro el Católico, al cual me han presentado en alguna ocasión como el paladín de la justicia muriendo heroicamente por defender a sus vasallos ante la abrumadora superioridad de los franceses: pues va a ser que no, que ni es tan fiero el león ni tan caballeroso el caballero.

Insistiendo en el sentido épico, esta vez en su escala menor, debo reconocer mi envidia por cierta habilidad del autor; Roa es un maestro en lo que yo soy un torpe: la descripción de los duelos singulares. Cuando veo un cierre entre dos espadachines en una película, pienso lo difícil que debe ser llevar esa coreografía a la palabra escrita y admiro a quien es capaz de hacerlo. Pues Roa es capaz. Las fintas, choques, movimientos, te sumergen en el momento como la mejor escena del mejor cine.

Los personajes son creíbles, ajustados a su tiempo, sin anacronismos, bien construidos, y con una evolución personal consistente. El protagonista, aunque demasiado guapo para mi gusto (a juzgar por las pasiones que levanta), es verosímil: no es perfecto, no se salva milagrosamente de peligros imposibles, no toma siempre las decisiones correctas. Los secundarios son introducidos a su tiempo y cumplen con su papel.

Respecto al rigor histórico, el conocimiento de la época es impecable, lo cual es más de admirar teniendo en cuenta la variedad de escenarios: Teruel, Al-Ándalus, Occitania, Tierra Santa. Los hechos narrados han sido escogidos de forma que el personaje pueda cumplir su plazo de cinco años viviendo aventuras, sin cambiar fechas ni inventar falsedades, sin licencias. La microhistoria (aunque se escapa una mazorca) es también correcta, y vestuario, armamento, comida y costumbres están perfecta y fielmente reflejados. Ya sabéis que tengo fama de «enteradillo», «minucioso» y otros epítetos (algunos un poco más desagradables), aunque trastabille con el nombre de Alcuino de York (y eso eso que lo escribí cien veces, como recordaréis). Todos sabéis de qué pie cojeo (el izquierdo, me lo jorobé en el ‘90 en un alcorque de Barcelona) y de qué mano soy manco. O sea, que si no protesto es porque no he podido hallar gazapos (bueno, la mazorca).

¿He dicho ya que me ha gustado mucho? Pues compradla.

Ficha técnica
Título: El Caballero del Alba. Crónica de cinco Años.
Autor: Sebastián Roa Mesado.
Editorial: De Librum Tremens Editores S.L. Madrid, 2008.
Rústica, 445 páginas.
PVP: 10 euros.

El caballero del Alba en las revistas




Recomendación de El caballero del Alba en Esfera Cultural, la sección de crítica literaria de la revista Escritura Pública, del Consejo General del Notariado de España. Número 54.








Y más por esos mundos de Dios...